martes, noviembre 27

Es tan cierto que mi amor te pertenece
que negarlo sería una condena..
Pero es que ya no puedo aguantar sabiendo que siempre voy a ser la segunda; no pudiendo luchar contra aquella que no quieres dejar. Me resigno a quedarme en mi lugar, con tal de que me cedas unos míseros minutos de tu día. Pero te acercas, y tus ojos - ocultos - revelan toda tu verdad. Esa verdad que tus labios me dicen, pero que mis oídos se rehusan a escuchar. Esa verdad que me acecha desde el día en que te conocí.. Esa verdad, de que soy ayer, hoy y mañana la segunda. Porque ya es improbable - por no decir imposible - cambiar de rumbo mi camino. Y qué más te pedí, que no sea leal comprensión? Pero siempre seré solo eso.. Un segundo puesto, el número dos, lo no tan importante, lo prescindible..
(Hoy me pides tú
las estrellas y el sol;
no soy un dios.
Así como soy
yo te ofrezco mi amor,
no tengo más..)

Nunca, nunca vida mía, pienses eso 
que mi amor por ti, de pronto ha terminado 
se podrá acabar el mundo y mas lo nuestro 
seguirá su rumbo ya trazado..
Yo no quiero verte más la cara triste 
que al mirar tu rostro frío me da pena 
es tan cierto que mi amor te pertenece 
que negarlo seria una condena 

Como te atreves a decir que aquí en mi corazón 
existe un nuevo amor, si miras a mis ojos 
en ellos tu veras amor, por ti 
amor por ti, amor por ti 

domingo, noviembre 25

Llega la noche,
regreso a tu cuarto.
Y me pregunto
"Por qué había sangre en sus sábanas?"
Mientras desapareces en la luz.
(Por qué tanto castigo,
si mi único pecado, mi único delito
es este delirio)

domingo, noviembre 18

- Se dice de mi.. -



Dame un amor que pueda sentir,
y un cielo lleno de estrellas.

domingo, noviembre 11

YOUR SMILE SHAKING IN THE SMOKE




todo color de rosa -
even when the pills you take 
turn you to a ghost
you still spin around the most.

MEDS MEDS MEDS

Descripción gráfica de mi futura semana.. 

http://www.youtube.com/watch?v=9eh0rAUwZSQ&feature=related

-Tengo miedo de morirme.

jueves, noviembre 1

ABZURDAH

Así soy: extremista hasta límites insospechados. Siempre pienso que la gente me quiere abandonar o engañar o simplemente desconfía de mí. Ese “gorda, nunca me vas a perder” era el sustento con menos sentido que alguna vez me hubiese sostenido. Sabía que era una frase mentirosa para cambiar de etapa, es decir, para dejar de llorar y empezar a coger; pero, de todas maneras, era lo único que me quedaba. Esa frase era mi único sustento. Y aunque ya tenía casi un año de antigüedad, cabía perfectamente en el presente: yo no quería que me deje e iba a recordárselo si era necesario. Además, amo congelar frases. Suponía en ese entonces, o quería suponer, que frases como aquella no tenían fecha de caducidad. Y sin embargo...